Regar las flores

Fomentar el desarrollo de sus cualidades positivas

Es la ocasión de expresar nuestro aprecio por otra persona. Podemos mencionar ejemplos concretos de hechos o palabras que han suscitado nuestra admiración. Es una oportunidad para poner en relieve, para hacer brillar lo mejor de esa persona y fomentar el desarrollo de sus cualidades positivas.

Hojear todas las prácticas

Reconocer los rasgos positivos de los demás nos ayuda también a reconocer nuestras propias cualidades positivas. Junto a estos rasgos positivos todos tenemos debilidades, como hablar desde la ira o quedar atrapados en nuestras percepciones erróneas. Cuando practicamos «regar las flores» ayudamos a que se desarrollen nuestras cualidades positivas y, al mismo tiempo, hacemos que se atenúen los problemas de otra persona. Igual que en un jardín, al regar las flores de la bondad amorosa y la compasión propias y de los demás, sustraemos energía de las malas hierbas de la ira, los celos y las percepciones erróneas. Thich Nhat Hanh