vivir despiertos

22/5/15 por Gisela Escapié

Wake Up/Vivir Despiertos Pereira

¿Cómo nació Wake Up en Pereira, Colombia?

La primera vez que escuchamos sobre mindfulness fue a través de nuestra profesora de yoga Paola García, hace ya 3 años, y desde entonces nos interesamos muchísimo por esta práctica, contaigiados por la paz y tranquilidad que Paola irradia. Buscamos todo lo que pudimos acerca de Thay y de sus enseñanzas en videos y libros, y empezamos a desarrollar nuestra práctica de meditación a partir de la atención a la respiración. Finalmente en el año 2014 pudimos asistir a un retiro que la comunidad monástica de Plum Village realizó en la ciudad de Bogotá y de allí volvimos con el corazón lleno de fuerza, confianza e inspiración para iniciar una sangha en nuestra ciudad (Pereira, Colombia). Desde entonces nos reunimos todos los viernes con las personas que quieran venir a respirar con nosotros, compartimos y practicamos las enseñanzas del Thay y cuidamos en comunidad de nuestro cuerpo y mente.

¿Qué tipo de personas se acercan a su Sangha?

Se acercan todo tipo de personas, especialmente jóvenes menores de 35 años. Estas personas vienen casi siempre buscando un camino para ser más felices, para estar más tranquilos, para controlar sus emociones y aquietar su mente. Nos acompañan también regularmente algunos amigos mayores que disfrutan de la compañía de los más jóvenes y construyen junto a ellos nuestra comunidad.

Las personas que se acercan a nuestra sangha profesan todo tipo de ideologías, de ideas políticas, de creencias religiosas, pero al interior de nuestra comunidad existe un gran respeto por estas diferencias y todos se sienten aceptados y valorados, sin importar su capacidad económica, su situación social o su origen.

¿Dónde y cuándo se reúnen?

Nos reunimos todos los viernes a las 6:45 p.m. en nuestra escuela de yoga.

En promedio, ¿Cuántas personas asisten?

A cada sesión asisten entre 15 y 20 personas. De las cuales más o menos 10 personas son habituales.

¿Cómo son sus reuniones?

Nuestras reuniones tienen una duración de 2 horas. Practicamos la meditación sentados, la meditación acostados, la meditación caminando, el movimiento consciente y compartimos juegos de mindfulness. En cada ocasión vemos un de Thay o leemos un fragmento de uno de sus libros, y después abrimos un círculo del compartir en el cual los miembros de la sangha tienen la oportunidad de expresarse acerca del tema propuesto en cada ocasión. Al final compartimos un té y frutas.

Una vez al mes realizamos una salida al campo para meditar y compartir cerca del rio, de las montañas y de la naturaleza.

¿Qué hace a Wake Up Pereira especial?

Lo que hace a Wake Up Pereira especial es que compartimos una práctica que hace parte de nuestra vida cotidiana desde hace ya algún tiempo, y que ha logrado transformarnos y hacernos personas mucho más felices. Practicamos desde el corazón, compartimos desde la verdad de nuestra propia vida y creemos que esta honestidad y esta sinceridad hacen de Wake Up Pereira algo muy especial.

¿Cuales son vuestros sueños para la Sangha y vuestra práctica de la plena consciencia?

Quisiéramos que nuestra sangha se convirtiera en un espacio permanente de refugio y descanso para todos los practicantes de la plena conciencia en nuestra ciudad. Quisiéramos seguir nutriéndonos durante mucho tiempo más de la energía de nuestra sangha y ayudando a que todas las personas que lleguen a ella puedan encontrar un camino de transformación y sanación. Nos gustaría muchísimo ser visitados por la comunidad monástica y poder compartir la hermosa experiencia de un retiro o de un taller con las personas de nuestra ciudad.

Soñamos también con que las personas que vienen a nuestra sangha obtengan la inspiración y la fuerza suficientes no sólo para continuar con la práctica en su vida cotidiana, sino para que puedan compartirla con las personas de su barrio, de su trabajo, de su familia y crear sus propias sanghas allí donde sean necesarias. A nivel personal nos gustaría visitar Plum Village y poder estar en uno de los retiros de 21 días y especialmente en uno de los retiros para educadores.

Ojalá que nuestra práctica crezca en compañía de la comunidad global de practicantes y que podamos seguir fortaleciéndonos para construir la paz en nosotros y nuestro país.

Puedes visitar su página en Facebook aquí

Esto también debe interesarte